www.matematicasfisicaquimica.com

Artículos

Todo lo que hacemos por nuestros hijos ¿los educan o los malcrían?. EL PADRE ESCLAVO

TODO LO QUE HACEMOS POR ELLOS, ¿LOS EDUCAN O LOS MALCRÍAN?. EL PADRE ESCLAVO:

Con frecuencia, cuando salgo de mi trabajo, paso por un centro de Primaria y Secundaria y veo lo siguiente:

Padres que, apurados, acaban de salir de su trabajo, camisa arrugada, sudando, a veces con el coche sobre la acera y el niño (grandito, de esos que ya tienen pelos en el sobaco) que sale del colegio con un gesto nada cariñoso le entrega la mochila al padre. El padre la coge y comienza la andadura hacia el coche o hacia casa andando. Algún padre incluso lleva su maletín, la mochila del niño y con su tercera mano (todos tenemos una) intenta que a su hijo no le coja un coche. En ocasiones, ni siquiera el niño saluda a su padre (ni un toque en la espalda... el beso de saludo al padre está prohibido si hay compañeros delante!), el saludo se ha sustituido por la "entrega obligatoria de la mochila".

Imagino que como padre quedo muy bien delante de los otros, o en el mejor de los casos, consigo sentirme un padre super moderno (en ocasiones a lo mejor es necesario echarle una mano al niño...), facilitándole la andadura a casa, después de una jornada tan agobiante, pero algo está fallando, al menos el reparto del trabajo familiar.

Los niños, incluso los de guardería, pueden cargar su mochila (en general) y quizás con eso empiecen a responsabilizarse de sus cosas, a entender que en la familia cada cual se las tiene que ventilar con lo suyo. Que todos salimos de trabajar, deseando estar liberados de cargas para llegar a casa. Ellos además en lo que el padre se encarga de la comida, esperan viendo la tele tranquilamente.

VOLVER A ESCUELA DE PADRES

REGISTRARSE/ENTRAR

Busque lo que necesite en esta web

 

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISTO

Más Ejercicios de Matemáticas, Física y Química

En matematicasfisicaquimica utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Consulta nuestra Politica de privacidad.

Acepto las cookies de esta web